6 factores que determinan el daño en los accidentes eléctricos

lunes, 31 de diciembre de 2012

Los accidentes eléctricos se producen por el contacto de una persona con partes activas en tensión y pueden ser de dos tipos: Daños directos y daños indirectos.

Instalaciones eléctricas residenciales - Tendido de tubería conduit en azotea

En esta ocasión hablaremos de los Daños directos.
Los daños directos son aquellos daños que inciden directamente en la persona, es decir, debido al contacto de la persona con partes eléctricas en tensión.
Dos accidentes iguales en diferentes personas, pueden provocar consecuencias muy diferentes, dependiendo de los siguientes factores factores:
  1. La intensidad de la corriente eléctrica.
  2. La resistencia óhmica del organismo.
  3. La duración del paso de la corriente: Cuanto menos dure el paso de la corriente por el cuerpo, menos grave será la lesión; y también influye el estado de la piel en los puntos de contacto eléctrico.
  4. La frecuencia.
  5. El recorrido que realiza la corriente por el cuerpo. El camino que siga la corriente por el cuerpo condicionará la gravedad del accidente.
  6. Condiciones de la persona: Sudor, estar mojado, la tasa de alcohol en sangre, etc.
Al contrario del la creencia popular, no es la tensión la que provoca los accidentes eléctricos de forma directa, si no que es la intensidad el factor principal y más peligroso. De hecho, de los factores citados los tres principales que determinan la gravedad de las lesiones en las personas son la intensidad de corriente, la duración de paso de la intensidad de corriente por el cuerpo y la resistencia óhmica del cuerpo humano.


La siguiente tabla muestra para cada valor de corriente el efecto que tiene sobre la persona:

Instalaciones eléctricas residenciales - Efectos de la corriente eléctrica en la persona

Los daños directos pueden ser provocados por dos tipos de contacto entre la persona y la instalación eléctrica:
  1. Contacto directo:
    Cuando la persona toca directamente una parte de la instalación que siempre está en tensión (también se conoce como parte activa de la instalación).
    Por ejemplo: Cables pelados, cajas de
    derivación sin tapa, entre otros.
  2. Contacto indirecto:
    Cuando la persona toca algo metálico que por un fallo de algún aislamiento o fuga a tierra, está en tensión, cuando no debería.
    Por ejemplo: Electrodomésticos, portalámparas, entre otros.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

instalaciones

eléctricas

residenciales